3 cosas que debemos evitar para no caer en el lado oscuro de las métricas

Para nadie es un secreto que las métricas juegan un papel fundamental en múltiples frentes, como son el Validar una hipótesis, el evolucionar un producto, el desarrollar una solución, el gestionar un proyecto, ver el avance de la madurez de un equipo y guiar una transformación, entre otros. Sin embargo, también es cierto que existe una línea delgada que separa el beneficio que pueden generar las métricas y el denominado lado oscuro de la medición, en el cual desafortunadamente caen muchos equipos y muchas organizaciones. Por lo que en esta ocasión, mi querido amigo lector, quiero mostrarte 3 cosas que debes evitar, para no caer en ese lado oscuro.

Si bien todos comenzamos implementando métricas con buenas intenciones, y llegamos a formar equipos completos para rastrear los datos, analizarlos y reportarlos. Pero desafortunadamente, estos equipos de análisis, a menudo están aislados de los equipos y de los usuarios finales. Por lo que resulta fácil ir en la dirección equivocada, cuando no tenemos claro porqué realizamos la medición. Es decir, nos dejamos seducir por los números. Y es allí en donde el lado oscuro aparece.

Veamos entonces cuales son esas 3 cosas que debemos evitar:

  1. El exceso de Medición.

«Hagamos un seguimiento de todo», es una de las frases que mas escucho de muchos lideres organizacionales. Ya que, después de todo, ¿por qué tener un indicador de desempeño cuando puede tener muchos? Más es mejor, Escucho constantemente. Y en ese sentido, vemos organizaciones que implementan muchas de estas métricas:

  • Adopción del usuario por característica
  • Pérdida de usuarios a lo largo del tiempo
  • Nuevos usuarios por región
  • Velocidad media en el tiempo
  • Cycle time
  • Lead time
  • Cumulative flow
  • Work-in-progress
  • Sprint burn-down
  • Release burn-up
  • Tasa de defectos
  • Cobertura de código porcentual para pruebas unitarias

Entre muchas otras. Sin embargo, ¿En qué métrica debería centrarse el equipo? Esta no es una respuesta fácil de dar ya que depende de un contexto que vive en constante cambio. Y si tenemos en cuenta, mi querido amigo lector, que algunas veces mejorar una métrica podría tener un impacto negativo en otra. Por lo que lo ideal, en este sentido, para no caer en el lado oscuro de las métricas, es gestionar las métricas. Es decir, ir analizando, que métricas nos van sirviendo en cada momento del tiempo.

Ahora, recordemos algo también mi querido amigo lector,. Y es el hecho, de que cuantas más métricas tengamos, más esfuerzo y personal se necesitará para recopilar esos datos. 

Otro punto atener en cuenta, es que muchas veces las organizaciones, para empeorar las cosas, no se toman el tiempo de evaluar si vale la pena rastrear dicha medición. Por lo que muchas veces terminamos midiendo cosas que no generan valor o sencillamente a nadie le importa, si a nadie le importa…

En conclusión en este punto, podemos decir entonces. Que, «menos es más cuando se trata de medidas.» 

  1. La comparación de equipos.
Cómo ver el clásico FC Barcelona vs Real Madrid en el iPhone o iPad |  Actualidad iPhone

Eli Goldratt decía: “Dime cómo me medirás y luego te diré cómo me comportaré”. Y es que una vez comparamos los equipos entre sí mediante una métrica, la métrica se vuelve inútil. Es así de simple, ya que les mandamos el mensaje equivocado a los equipos. Y por ende, estos comienzan a preocuparse más por el valor de la métrica en comparación con los otros equipos, que en el valor que deben generar. Por lo que logramos observar que esta mala practica, crea un enfoque poco saludable en el valor objetivo de la métrica.

Mi querido amigo lector, un ejemplo clásico de una organización que ha caído en el lado oscuro de las métricas, es aquella que utiliza la Velocity para comparar sus equipos. Muchas lo hacen creyendo que están midiendo la productividad del equipo (ve, se me ocurrió una idea para un siguiente post), algo que esta lejos de la realidad. Y por otro lado, colocan a sus equipos en la palestra publica, al comparar dichos valores entre unos y otros, y exponerlos en los distintos comités organizacionales.

Esta mala practica, cambia lo que debería ser una excelente herramienta de pronóstico en un objetivo de rendimiento. Y crea una mala competencia. Y como dice el viejo adagio popular: «hecha la regla, hecha la trampa», el resultado final es la manipulación de Velocity.

Algunos ejemplos de esto que comento son:

  • Como las historias grandes tienen más puntos, el equipo decide no dividir la historia, por lo que, o no hacen refinamientos o sencillamente los que hacen son pésimos.
  • El equipo sobre estima las Historias con un tamaño (si tamaño, si quieres ver a que me refiero te invito a leer este post) más grande de lo que realmente son, Ya que así, suman para más puntos.
  • El equipo comienza a estimar las tareas de las Historias de Usuario (esto es una mala practica, ya que estimamos el tamaño de las Historias de Usuario). Y para rematar, se dicho valor se lo suman a las Historias ya estimadas (Ploff)
  • Para considerar una historia «Terminada» en el Sprint, el equipo omite temas de calidad (esto para darlas por terminadas mas rápido)
  • El equipo reduce la transparencia y minimiza los problemas que encuentra a favor de contar la historia como «Terminada».

Mi querido amigo lector, si esto puede suceder con Velocity, imagínate puede suceder con cualquier métrica que se convierta en un objetivo.

  1. Ignorar los Datos Cualitativos.

Edwards Deming Dice: «Siempre que haya miedo, obtendrás las cifras equivocadas». Y es que desde pequeños, se nos ha creado el paradigmas de que los números son los que importan. Y esto lo hemos trasladado de manera aun mas agresiva a las organizaciones, en donde vemos con mucha frecuencia, como se ignoran o reducen el valor que aportan los datos cualitativos.

Y es que, cuando nuestros equipos no tienen seguridad psicológica, se produce una reducción de la transparencia. Y la transparencia reducida hace que los datos cualitativos sean aún más sospechosos e indeseables, ya que no se confía en ellos, lo que es un grave error. Por eso, terminamos sumergiéndonos en números, gráficos, cuadros y otros indicadores de rendimiento. Lo que genera que, hablar con el equipo para escucharlo y sobre todo entenderlo, se vuelve cada vez menos común. Lo que como termina, no mejorando la sensación de seguridad del equipo. De hecho, a menudo reduce aún más la seguridad.

Mi querido amigo lector una vez mas, gracias por tu tiempo.

Ah y porque no todo es lectura, quiero compartir también contigo los videos de algunos de los espacios en los que he participado y que podrás encontrar en mi canal de YouTube llamado «Habilitando la Agilidad«

Podrás visitar y suscribirte al canal aquí

Pd1:Te invito a dar un vistazo a mi libro recomendado del mes (Clic Aquí)

Pd2: Ahora puedes escuchar Podcast Aqui, una nueva forma que tengo de compartir contigo nuevas entradas.

Saludos,


También te puede interesar Leer



SUSCRÍBETE A MI BLOG

Y cada vez que realice una nueva publicación, recíbela al instante.

    
Suscríbete al Blog
Y entérate cada vez que realice una nueva publicación.
Suscribirse
Te puedes dar de baja cuando lo desees!
close-link
A %d blogueros les gusta esto: